> Pinceladas XII - 31 de Agosto de 2013

Con la edición de este año, el Festival PINCELADAS FLAMENCAS llega a la duodécima edición. Una docena de años con duende. Un arroba de espectáculos de peso con arte jondo.

Y para celebrarlo, el Festival quiere hacer reconocimiento homenaje a uno de los locales más emblemáticos del flamenco que existe en Valencia: CAFÉ DEL DUENDE. Quince años de continua programación del más puro flamenco y que tanto han enseñado y aconsejado en la organización de nuestras PINCELADAS FLAMENCAS.

JAVIER ZAMORA, con su compañía flamenca, en la que destacan al baile MARTA SOL y MANUEL SERENA, entre otros, será el encargado de poner en escena el toque, el cante y el baile como homenaje a los 15 años del DUENDE.

Como todos los años os esperamos en el Patio de la Torre del Virrey para pasar una velada de magia y duende bajo las estrellas.

 

Janto Gil, Director del Festival






SOBRE EL MISTERIO DEL DUENDE
Por Miguel Ángel Martínez Collado

No voy a pretender yo en estas líneas, definir lo indefinido: Ni la Academia de la Lengua me es útil cuando pretendo hablar de ese extraño estado de bienestar que nos entra a través de la vista y del oído. Una de las acepciones mas cercanas, lo define como “gracia o encanto misterioso”.

En el flamenco, cante, toque, baile, se ha manifestado desde siempre la presencia del duende. Sale de pronto, en forma de quejío roto, del lamento de una cuerda acariciada por la diestra mano, del movimiento del brazo que deja un dibujo inacabado en el aire. O tal vez no sale de ninguno de estos momentos sino que, se instala en nuestros oídos o en nuestros ojos, y cuando le parece, nos hace ver y escuchar la magia fugaz del sonido y de la imagen.

Porque el duende, no es un estado permanente de la nota, de la voz, ni del tacón del zapato. No se puede elegir la presencia del duende como se elige una soleá o un martinete.. Es algo así como un breve matrimonio entre el artista y el público, en un fusión maravillosa que colma los sentidos, y que de pronto, rompe la magia de forma unilateral y se esconde. El artista, ni el público, no poseemos al duende, Él elige el momento de hacerse presente, con la única condición de que ambas partes estemos entregadas en la actuación.

Esperamos la aparición del duende en esta nueva edición de Pinceladas Flamencas. No sería la primera vez. La calidad está garantizada. La presencia del duende, no se descarta. Feliz velada en el café cantante con dibujos de estrellas. Y de duendes.

 




Tres buenos amantes del flamenco que sólo podíamos asistir a actuaciones durante el Festival de Flamenco del Palau de la Música, o en alguna otra rara ocasión, decidimos un buen día crear un espacio para el flamenco en Valencia, un lugar donde pudieran encontrarse los aficionados, donde pudieran expresarse los artistas y desde el que poder dar a conocer este arte profundo que hoy en día es Patrimonio de la Humanidad, pero que durante décadas ha sido bastante desconocido, cuando no denostado, por estas tierras.

Anabel Vázquez, Ferran Machado y Tina Castillo abrimos las puertas del Café del Duende el 22 de enero de 1998. Desde entonces, contra muchos vientos y no pocas mareas, nos hemos dejado la piel por difundir el flamenco, esta bella y estremecedora forma de expresarse y de sentir.

Antonio el Malagueño fue el primer cantaor al que tuvimos el honor de oír cantar en el Café del Duende. Desde entonces hasta hoy, un número creciente de artistas han ido pasando por esta casa, dando lugar con el paso del tiempo a la gran familia de aficionados al flamenco - tanto intérpretes como espectadores- que ya hay en esta ciudad.

El Café del Duende es, desde entonces, el lugar de referencia del flamenco en Valencia, un espacio donde no pocos artistas se han forjado y donde no han dejado de crecer, en número y en profesionalidad; un lugar donde conocer el flamenco, donde vivirlo, donde aprehender los sentimientos que provoca, ese duende que todos intentan definir y que tantas veces hemos sentido vibrar en nuestros cuerpos… Por esta magia vivida tantas noches en el Café y por una gratitud enorme a esta gran familia flamenca, quince años después seguimos luchando contra las dificultades prosaicas que aún más en los tiempos que corren hacen peligrar cualquier intento de mantener viva una manifestación cultural de esta índole. Quince años después nos mantenemos fieles al espíritu que nos hizo abrir nuestras puertas. Quince años después nos sentimos orgullosos de haber puesto nuestro grano de arena para contagiar a los demás nuestro amor a este arte inmenso, al FLAMENCO.


Tina, Anabel, Ferrán






COMPAÑÍA DE JAVIER ZAMORA
Con MARTA SOL Y MANUEL SERENA, al baile.
Cante: Tomás González
Toque: Manuel Reyes
 Percusión: Manolo Quintero y Rafael Villalba
Violoncello: Matthieu Saglio 
Contrabajo: José Luis Porras

 




www.pinceladasflamencas.com 2013